Camino Socialista

8 junio, 2012

Teoría y práctica revolucionarias como vías para emancipar la conciencia subordinada

Filed under: Ideas fundamentales — caminosocialista @ 1:06 pm
Tags: , ,

Por Homar Garcés

Teoría y práctica han sido un reclamo permanente de la revolución socialista. De este modo se ha percibido que la misma se hará realidad mediante la acción y el cuestionamiento constante del orden establecido, concretándose entonces la necesidad de construir una sociedad de nuevo tipo, una estructura económica ajena a la lógica y a las relaciones de producción capitalistas, una nueva organización política y, también, una nueva orientación teórica y cultural que les permita a las personas (y a la sociedad entera) adoptar paradigmas éticos y morales en sintonía con los ideales del socialismo.

De lo que se trata, entonces, es que la teoría y la práctica revolucionarias estén estrechamente enlazadas, produciendo en cada revolucionario un cambio real de conciencia, capaz de inspirarlo a entender el mundo de una manera inédita -diferente en todo a aquella impuesta desde siempre por las clases dominantes- como condición ineludible para hacer y consolidar la revolución.

Sin esto en mente, cualquier proceso revolucionario degeneraría en simple reformismo o socialdemocracia, dejando intactas las estructuras que, precisamente, ocasionaron las situaciones de explotación, marginalidad, injusticia, desigualdad y corrupción que dieron lugar a dicho proceso, por lo cual se hace indispensable que los revolucionarios y gente progresista comprendan la revolución socialista no sólo en términos meramente políticos o economicistas sino también en términos morales, culturales e ideológicos.

Se requiere, por consiguiente, dar nacimiento a una conciencia crítica que produzca la deslegitimación total del orden imperante y, con ello, de la ideología de las clases dominantes reproducida, a través de una diversidad de mecanismos, por las clases subalternas; creando así las condiciones subjetivas y objetivas que harán posible, finalmente, la revolución socialista y modificando radicalmente el modo de sentir y de actuar tradicional de los sectores populares.

En tal caso, los revolucionarios socialistas deben subrayar y combatir las contradicciones existentes en la sociedad en que les ha tocado nacer y vivir, no limitarse al logro parcial de ciertas reivindicaciones, ya que éstas no merman sustancialmente su existencia y sólo sirven para apaciguar la conciencia subordinada de los sectores populares cuando lo que se debe hacer es subvertirla, lo cual impone -inexcusablemente- ciclos de formación ideológica profunda.

Ambas cosas -teoría y práctica- representan vías idóneas para emancipar la conciencia subordinada y tienen que confrontarse a medida que se avance en la consolidación del proceso revolucionario, haciéndolo una realidad dinámica y no estática gracias a la participación y protagonismo consciente del pueblo.

Al cumplir con dicho propósito, la conciencia subordinada estará en capacidad plena de romper con los paradigmas que la obligan a aceptar como algo natural e irremediable la hegemonía de las clases dominantes y de permitirse asumir, en consecuencia, el compromiso histórico de hacer la revolución socialista.

***

Fuente: Argenpress, prensa Argentina para el mundo: http://www.argenpress.info/2012/06/teoria-y-practica-revolucionarias-como.html

1 comentario »

  1. La diferencia entre obrero y proletario estriba en que el primero es un jornalero que, al mismo tiempo que trabaja por cuenta ajena, disfruta de algunos privilegios y posee una o varias propiedades; el segundo carece de aquéllos y su situación laboral es precaria, siendo un verdadero desposeído social. Los obreros de que hago referencia son aquellos que trabajan en las empresas del Estado [y en él mismo] y las vinculadas a éste, cuyos privilegios como obreros están representados y reconocidos en los convenios laborales. Esto les permite acceder a determinados préstamos bancarios, con los cuales pueden comprar pisos y hacer un capital con las reventas o alquileres; y siguen trabajando en calidad de obreros, por lo que dejaron de ser proletarios. De acuerdo con esto sólo son proletarios los braceros que sacan las cosechas… y todos los demás que están en empresas fuera del ámbito estatal o paraestatal, como son los de la agricultura, la construcción, el comercio, la pequeña y mediana industria, etcétera. Así, pues, aquí está servida la diferencia entre obrero y proletario. Mi deseo sería extenderme en este vital y muy sugestivo tema.
    Para ello necesito el apoyo de los que sienten la problemática social y sus consecuencias.
    Claudio Valderrama

    Comentario por Claudio Valderrama García — 24 septiembre, 2016 @ 6:49 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: