Camino Socialista

25 octubre, 2010

¿De qué unidad hablamos, compañeros?

Filed under: Actualidad — caminosocialista @ 12:13 pm
Tags: , , ,

Escribe Dante Castro

Un 23 de octubre la izquierda sesionó. Se dio en la casa del maestro, para mayores señales, sábado de gloria para quienes gustan de auditorios llenos de prédicas altisonantes y discursos bien intencionados. Cuando la izquierda sesiona, habitualmente hablan los dirigentes: el pueblo, no. Cuando la izquierda amplía el rol de oradores, como hoy, para que participen los de a pie, los oradores pueden decir muchas cosas, algo ocurrente tal vez, algo inteligente y exigente o alguna cantinflada. No importa, todo será aceptable para santificar el derecho a la libre expresión y no hacerles caso.

La izquierda sesionó y alguien dijo: “vamos a cambiar para seguir igual”. Con este tipo de asambleas, la derecha tiene todo ganado: las elecciones del 2011, las próximas municipales y regionales, el inmovilismo de sus enemigos de clase, el continuismo del neoliberalismo.

Lo concreto es que la izquierda no tiene candidato fijo para el 2011. Los mismos canes, corriendo en círculos sobre el sitio, tratándose de morder la cola. Es decir: “los mismos de siempre”, en una izquierda que no tiene intención de renovación ni de promoción de nuevas figuras. Y no es que no las haya. Las hay, trabajando en bases para que el neoliberalismo no se la lleve fácil, creando sindicatos allí donde la burocracia sindical nada hace por los jóvenes obreros y construyendo gremios en escenarios que la izquierda clásica abandonó desde la era dictatorial de Fujimori-Montesinos.

La invisibilidad no es un don impuesto a los nuevos dirigentes sino a la misma clase obrera, que no parece interesarle a nadie. Actualmente los obreros están en condición de contratados, en su mayoría; por lo tanto, son “no incluibles” en los sindicatos constituidos. Actualmente la mayoría de obreros frisan menos de 25 años, según requerimiento de las empresas. Y no tienen derechos de sindicalización, ni de jubilación, ni de seguridad social, ni por accidentes de trabajo, ni de sepelio. Las normas de la OIT no se aplican, porque así el Perú haya suscrito convenios internacionales de reconocimiento de derechos laborales, esos tratados son letra muerta.

Las empresas han contratado los servicios de compañías de seguridad, especializadas en seguimiento, infiltración, grabación, chuponeo y filmación de obreros “conflictivos”. Esos obreros que ganan 550 soles mensuales, ($198.5 dólares al mes), no tienen libertad de asociación ni de reunión, como tampoco tienen salario dominical ni descanso semanal, cada vez que los empresarios quieren cumplir con contratos de exportación. Por supuesto, si son recontratados cada tres meses, no tienen derecho al descanso anual. En esa masa despolitizada, sin gremios y sin dirigentes, la izquierda está ausente. Quiere estar ausente. Más de un tercio de la votación nacional está en la juventud, pero la juventud no es interesante para la izquierda ni tampoco los jóvenes obreros.

No faltan los ingenuos optimistas que creen en una unidad sin apellidos. Por qué no unirse tras el candidato del nacionalismo burgués, militar con responsabilidad en la violación de derechos humanos durante la guerra antisubversiva. Por qué no uncirse al rebaño de borregos sin cuestionamientos y sin averiguar que detrás del nacionalismo burgués están los intereses de numerosos empresarios que incumplen con sus obligaciones laborales y sobreexplotan a sus trabajadores. ¿Alguien averiguó quién decide las candidaturas para el parlamento en el PNP? ¿Suponen que es el hijo de Luis Cáceres Velásquez?… ¿Saben acaso si es o no el grupo Gloria el mejor contribuyente a las cuentas de Nadine Heredia?… ¿Y qué saben de un famoso empresario textil y sus obreros sometidos a condiciones de semi exclavitud? Si de lo que se trata es de presentar una candidatura única “para ganarle a la derecha”, no hacen falta enormes esfuerzos de la masa gris. Hace rato que la derecha escogió a la izquierda que necesita.

El nacionalismo burgués hace mucho tiempo que le cierra las puertas a la izquierda tradicional, como si acatara condiciones de quienes nutren sus cuentas financieras. Es ése mismo nacionalismo que no presentó candidaturas a las elecciones municipales de éste año en Lima, sabiendo que la votación para las presidenciales se decidirá por el voto limeño. Falta grave, error suicida. Y de pronto apareció Susana Villarán, la de Fuerza Social (FS), en alianza con Patria Roja y otras izquierdas. Y entonces, ante el avance arrollador de la votación de FS, el nacionalismo tuvo que poner barbas en remojo. Con mayor razón si FS, después de los primeros conteos y sin tener la victoria segura, pretende aliarse para el 2011 con el expresidente de derecha Alejandro Toledo y despercudirse de compañías “incómodas”, como Patria Roja. Extraño mundo el de las izquierdas, ¿no?…

Después de la catarsis del 23 de octubre, tuvimos una reunión bastante amena con dirigentes sindicales. Les hicimos saber nuestras preocupaciones (que ya las sabían). La mayor parte de la PEA está bajo contratos, sin estabilidad ni derecho a sindicalizarse. En la capital de la República la izquierda tradicional ha abandonado al movimiento universitario a su suerte; la Federación de Estudiantes del Perú (FEP) no cuenta con federaciones universitarias en Lima, etc. Los dirigentes sindicales escucharon con atención y aceptaron los retos de la realidad, excepto uno. Ése mismo, al final de la reunión quiso satisfacciones personales, se acercó en plan desafiante y no le dimos oportunidad: nuestra ira está dispuesta para enfrentar a la derecha, al neoliberalismo y al gobierno aprista. Caer en la trampa de la provocación es hacerle un favor al enemigo de clase. (Si te defiendes, ¿te dirán “matón”?) Nos retiramos con la insatisfacción de no haber conseguido siquiera la unidad para entendernos. Pero la mayoría de los allí reunidos entendimos bien el mensaje de Mariátegui:

Cada cual debe trabajar por su propio credo. Pero todos deben sentirse unidos por la solidaridad de clase, vinculados por la lucha contra el adversario común, ligados por la misma voluntad revolucionaria, y la misma pasión renovadora. Formar un frente único es tener una actitud solidaria ante un problema concreto, ante una necesidad urgente. No es renunciar a la doctrina que cada uno sirve ni a la posición que cada uno ocupa en la vanguardia, la variedad de tendencias y la diversidad de matices ideológicos es inevitable en esa inmensa legión humana que se llama el proletariado. La existencia de tendencias y grupos defínidos y precisos no es un mal; es por el contrario la señal de un periodo  avanzado del proceso revolucionario. Lo que importa es que esos grupos y esas tendencias sepan entenderse ante la realidad concreta del día. Que no se esterilicen bizantinamente en exconfesiones y excomuniones reciprocas. Que no alejen a las masas de la revolución con el espectáculo de las querellas dogmáticas de sus predicadores. Que no empleen sus armas ni dilapiden su tiempo en herirse unos a otros, sino en combatir el orden social,  sus instituciones, sus injusticias y sus crímenes.” (JCM. El 1° de mayo y el frente único)

Volvamos. La izquierda se ha reunido hoy, 23 de octubre, en la Casa del Maestro buscando la unidad. Ha llegado a establecer bases para una futura determinación, debatiéndose entre subordinarse a la plataforma del nacionalismo burgués o el empadronamiento de los izquierdistas para votar “interinamente” por un candidato de unidad. Nadie se acordó que hoy 23 de octubre se conmemora un aniversario más de la caída en combate de Luis de la Puente Uceda, el comandante de los pobres. ¡Imperdonable olvido! Hace 45 años Luis de la Puente Uceda cayó herido de muerte en Amaybamba, provincia de La Convención, Cuzco, cercada su columna guerrillera por el Ejército y con la exigencia del entonces ministro del interior Javier Alva Orlandini: “Que no quede un solo guerrillero vivo”. El Partido Aprista, en alianza contranatura, formaba la mayoría parlamentaria con la Unión Nacional Odriísta (UNO) y desde sus bancadas pidieron la pena de muerte contra los guerrilleros. En el proyecto de ley, la lista de parlamentarios firmantes está encabezada por Armando Villanueva del Campo, para algunos ilusos, un aprista “progresista”.

Pero volvamos otra vez a lo nuestro. Algo nos dejó dicho sobre la unidad Luis de la Puente Uceda: “Unidad en la acción, unidad para la revolución”. Y ése es nuestro norte. Si en la acción concreta no nos unimos, ¿de qué unidad estamos hablando? Cuando exigen la unidad por el apremio del calendario electoral, olvidan que la tarea cotidiana es forjar bases, reorganizar gremios, formar cuadros y combatir directamente a la patronal. Si la izquierda encuentra el camino a la unidad a través del célebre ensayo de Mariátegui “El 1° de mayo y el frente único”, será posible tan ansiado anhelo. Una unidad que no está cimentada en la urgencia electoral, sino por la necesidad de responder a las demandas e intereses de la clase trabajadora, del campesinado, de los estudiantes, de los pobladores, etc. Esa unidad será cierta y veraz si es inclusiva y si no deja fuera de juego a las nuevas generaciones por perennizar viejos liderazgos que asfixian su desarrollo.

Recordemos bien que las elecciones están decididas por quien capta el voto de los jóvenes. Y recordemos que uno de los parlamentarios más famosos de la izquierda, durante las últimas tres décadas, Javier Diez Canseco, empezó su carrera electoral a los 25 años. Y recordemos mejor que Alan García llegó a la presidencia, por primera vez, cuando tenía 35 años. Si no entendemos ése mensaje de la historia, tampoco entenderemos, dentro del materialismo dialéctico,  la ley de la negación de la negación. Una izquierda que no tiene el hábito de renovarse, está destinada a su extinción. Una izquierda que sólo se reune para enfrentar apresuradamente la tarea electoral, olvida lo más esencial para su supervivencia: su carácter clasista y revolucionario.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: