Camino Socialista

28 junio, 2010

Rechazar la satanización contra la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Por Omar Meneses
p. Secretariado Ejecutivo del Foro Centenario de Mariátegui. Lima – Perú

El presente mensaje pretende saludar el valiente testimonio de Rosa Delfina Trinidad Carrillo frente a la campaña de satanización que el actual gobierno aprista ha emprendido contra la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, creando una inmensa cortina de humo para ocultar la corrupción que impera en sus filas, para tapar la infame entrega de nuestros recursos a las transnacionales, así como negarle a los pueblos indígeneas amazónicos su derecho a decidir el destino de sus tierra, cultura y modo de vida. Sólo así se entenderá el proceder de este gobierno corrupto, antipatriótico y entreguista hasta el tuétano.

Los sanmarquinos que supimos luchar palmo a palmo por conquistar mejores condiciones para nuestra formación profesional vemos el devenir de los acontecimientos en el tiempo y en el espacio conforme al desenvolvimiento de la lucha de clases, pues esta visión integral es la única manera de contribuir a la educación de nuestro pueblo y elevar su nivel cultural.

Los seguidores del “Pensamiento Gonzalo” nunca tuvieron control de los gremios sanmarquinos, por lo menos podemos dar testimonio de ello durante los años 80’s y 90’s del siglo pasado. Tampoco controlaron el Comité de Lucha de Comensales (CLC), ni la Asociación de Residentes de la Vivienda Universitaria (ARVU), aunque debemos señalar clara y tajantemente que Alfredo Crespo fué Presidente del ARVU (1978-1979) cuando militaba en el Frente Estudiantil Revolucionario (FER-SM) y nada hacía presagiar su posterior simpatía con el ultraizquierdismo gonzaliano y con su labor de abogado de Abimael Guzmán.

Por otro lado, cuando ocurren las matanzas en los Establecimientos Penales de Lima cometidas por el primer gobierno aprista (1985-1990) los estudiantes sanmarquinos de todas las corrientes de opinión manifestamos públicamente nuestro repudio a las mismas por la vasanía con que se cometieron y porque muchos de los que fueron asesinados simplemente estaban detenidos por sospechosos y sin haberse comprobado su culpabilidad. Inclusive, aunque parezca paradójico, muchos de los muertos en los Penales fueron declarados inocentes al continuarse sus procesos judiciales, como cualquiera de ustedes puede comprobarlo.

En el Pabellón Británico del Penal de Lurigancho el 04 de Octubre de 1985 ante el reclamo de los presos políticos por mejorar sus condiciones de carcelería (mejora de alimentos, visitas adecuadas, aceleración de procesos judiciales) el gobierno aprista respondió con la primera masacre ante presos desarmados. Mataron a 30 de ellos, la gran mayoría estudiantes de universidades nacionales (San Marcos, UNI, Técnica del Callao, Daniel Alcides Carrión de Pasco, etc.) y el valiente presidente del Congreso Luis Alberto Sánchez dijo que entre los presos se habían matado y ellos mismos se habían incinerado, cuando la verdad de las cosas es que el escuadron de la ex-GR conocido como los LLAPAN ATIP había provocado la revuelta y utilizaron Fósforo Líquido para quemar los cadaveres arrumados en pila y desaparecer las evidencias de la masacre. Nunca se entregaron los cadáveres. Pero los Estudiantes Sanmarquinos, lejos de toda utopía y de todo sectarismo, marchamos por las calles de Lima, desde la Ciudad Universitaria hasta el Cementerio Presbítero Maestro con el Maestro Alfredo Torero Fernandez de Córdova Vice-Rector Administrativo elegido por el voto del Tercio Estudiantil para repudiar este crimen de lesa humanidad.

Ahí están los sanmarquinos masacrados de entonces: Fortunato Mendoza Rayme (Sociología), Jorge Luis Hidalgo Marchad (Derecho), Eugenio Champe Lozano (Economía), Luis Eduardo Zavala Nieto (Ingeniería), Iván Cassareto Ramírez (Física) entre quienes se pudieron reconocer. Y también el que fuera dirigente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica del Callao Felipe Cahulla, también masacrado infamemente.

La develación del Motin en tres Establecimientos Penales los días 18 y 19 de Junio de 1986 es otro tema que los estudiantes sanmaquinos de aquella época tuvimos que procesar y definir nuestra solidaridad. El gobierno aprista ordenó a la ex-GUARDIA REPUBLICANA asesinar a los 124 presos del Pabellón Industrial de Lurigancho con ejecuciones extrajudiciales luego de haber entregado las armas que secuestraron y de rendirse incondicionalmente. Al profesor Antonio Díaz Martinez, máximo dirigente de las huestes gonzalianas, lo obligaron a ver las ejecuciones extrajudiciales de cada uno de sus compañeros de prisión para finalmente con premeditación, alevosía, ventaja y sevicia ejecutarlo extrajudicialmente a él.

A la Marina de Guerra le encargó el debelamiento del motín en la Isla Penal de el Frontón bajo la conducción del ahora Primer Vicepresidente de la República Luis Giampietri Rojas (en esa época Capitán de Navío AP), y el resultado fué la masacre de más de 118 presos rendidos y desarmados, además de un número indeterminado de desaparecidos. La Marina de Guerra demolió completamente el Pabellón Azul y restringió el acceso al lugar de los hechos de sangre con el claro objetivo de ocultar la verdad. A la Fuerza Aérea le encargó el debelamiento del Penal de Santa Mónica, donde la única víctima mortal fué Mabel Chávarry (Enfermería-UNMSM). Todavía suenan las palabras demagógicas de Alan García cuando dijo: “O se van ello, o me voy yo”. No se fueron ellos ni tampoco se fué él. Y estos crímenes de lesa humanidad no prescriben por mandato internacional.

Frente a estos hechos que conmocionaron no sólo a la comunidad sanmarquina, sino a todo el país y al mundo entero, los estudiantes clasistas respondimos con repudio e indignación ante estos crímenes.

El gobierno aprista soporte del Estado Burocrático Militar nunca dejó de pretender intervenir a las Universidades Nacionales a quienes desde ya recortaba el Presupuesto y denegaba derechos. Después de las masacres en los Penales bajo la falsa premisa que desde allí se planeaban los atentados, al haber liquidado físicamente a los presos, enfiló contra las Universidades, especialmente contra San Marcos. Así en marzo de 1987 provocó una tremenda paliza a los estudiantes que residían en la Vivienda Universitaria. La intervención sin fiscales ni orden judicial tuvo el pretexto que desde la Residencia Universitaria se “dirigían” los atentados. Se maltrató a todos los estudiantes que fueron despertados a punta de culatazos y se les rompió la cabeza a todos los varones. A todos, incluyendo a las mujeres del Pabellón Micaela Bastidas, se les llevó detenidas al ex-Fundo Barbadillo (Hoy DINOES y donde se encuentra en carcel dorada el condenado Alberto Fujimori). Igualmente en Abril de 1989 una segunda intervención militar a la Residencia Universitaria también con el falso pretexto de que desde allí se dirigían los atentados, se produjo con detenciones selectivas y acusaciones de subversión a los estudiantes que tenían los libros de José Carlos Mariátegui y otros de Realidad Nacional.

Sin embargo eso no fué impedimento para que como corriente de opinión desde el nuestra organización política el Frente Estudiantil Revolucionario (FER-SM) dieramos batalla teórica y política a las huestes gonzalianas que pretendían avasallar al movimiento estudiantil impulsados por un crecimiento descomunal generado por las simpatías ante las masacres en los penales cometidos por el gobierno aprista. Ahí están las polémicas públicas con los máximos representantes gonzalianos durante los años 88 y 89 del siglo pasado en las aulas Sanmarquinas, desenmascarando su falso maoísmo, su oportunismo de izquierda y su abandono del Camino de Mariátegui y de la Revolución Peruana.

Hoy, cuando el ultraizquierdismo gonzaliano ha arriado su bandera de la lucha armada, cuando sus actuales representantes han señalado que el 15 de Setiembre de 1992 terminó su guerra popular, cuando ellos pretenden constituirse en fuerza política que participe en las Elecciones Regionales y Municipales de Octubre 2010, el gobierno aprista y los defensores del viejo sistema capitalista pretende levantar una inmensa cortina de humo para distraer la atención de la opinión pública y ocultar los actos de corrupción, entreguismo y crímenes que los corroen de pies a la cabeza.

El actual Rector sanmarquino Luis Izquierdo Vasquez, gran simpatizante del gobierno aprista y beneficiario de la campaña de salud que emprendió con sus Clínicas encargadas por Alan García, pretende reelegirse en el cargo y mantenerse en el poder universitario, para lo cual ha contado con las irregularidades cometidas por el Comité electoral en el último proceso de renovación de representantes del Tercio, de Docentes y la elección de Decanos. La ayuda que le otorga el régimen es innegable.

La historia finalmente sancionará su veredicto final cuando la teoría se convierta en poderosa fuerza material.

Omar Meneses
p. Secretariado Ejecutivo
Foro Centenario de Mariátegui
Lima – Perú

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: